Bolígrafo y cuaderno

Debo a mis abuelos dos costumbres que desde hace mucho tiempo forman parte de mi vida. A mi abuelo materno le debo algo tan normal como llevar siempre un bolígrafo conmigo. Desde que era pequeño me acostumbré a hacerlo para imitarlo. Un bolígrafo siempre a mano. Al paterno le debo otra costumbre que no supe que teníamos en común hasta después de su muerte, cuando un día, junto a mi padre, encontré una caja con varios cuadernos pequeños en las que el abuelo apuntaba cualquier cosa. Un cuaderno siempre a mano.

Recuerdo que una vez, cuando estaba en el colegio, saqué una libreta de mi mochila para apuntar un cambio de cromos que había quedado apalabrado con un compañero de clase. El profesor se dio cuenta y me la quitó. Al ver todo lo que había escrito en ella me la devolvió sin decir nada. Además de mi contabilidad oficial de estampas de fútbol, allí tenía anotadas las tareas de clase, los títulos de los libros que había leído y un número considerable de refranes y frases que había oído pero que no entendía muy bien.

1360233745317Sigo haciendo lo mismo, aunque la utilidad de los cuadernos haya cambiado en la actualidad. Ahora llevo siempre un par de bolígrafos y una pequeña libreta de bolsillo en la que anoto ideas, recordatorios y frases que me gustan. Junto a ese pequeño cuaderno, tengo otros muchos con distinta finalidad (ninguna monetaria). Hay uno que uso para anotar el inicio y el final de los libros que leo (además de un breve comentario sobre el mismo); en otro llevo una relación de hechos relevantes que, salvo por la discontinuidad de uso, podría llamarse diario; uno más en el que apunto citas que considero pueden abrir un debate en las clases de creación literaria… Además de éstos, a los que debo un cuidado mayor por su bello diseño, aparecen otros en los que voy relacionando distintos temas que aparecerán en las clases.

Doy mucha importancia a este hecho, y es algo en lo que insisto siempre a los alumnos: un bolígrafo y, como mínimo, un cuaderno siempre encima. Después de eso, cada cual debe investigar dentro de su propio proceso creativo y valorar que le puede aportar esta rutina y hasta dónde llevarla.

En la historia de la literatura hay una infinidad de cuadernos y diarios que han tenido relevancia en la concepción de las obras de muchos escritores. Vamos con tres ejemplos de tres autores muy distintos. Cada uno le dio un uso particular, pero siempre asociado a su proceso creativo.

1)     Diarios íntimos de Charles Baudelaire

En el prólogo del libro (editorial Renacimiento),  el poeta Rafael Alberti, que también se ocupó de la traducción, asegura que no hay nada mejor para un escritor que quiera conocerse que las rapidísimas notas hechas cada día. Allí  encontramos reunidos todos los estados: euforia, desgracia, felicidad, escepticismo, etc.

¿No es eso, y mucho más, lo que abarca la literatura?

2)     Cuadernos de notas de Anton Chéjov1360233884055

Editado por La Compañía, este Cuaderno de notas recoge a discreción todo el pensamiento de una época determinada de la vida de Chéjov: pensamientos, anécdotas, recetarios e incluso listas de la compra. Sin duda, un cuaderno que llevaba siempre a mano. Su caótica apariencia (ordenada en la medida de lo posible en la edición de La Compañía) debe valorarse en gran altura por cualquiera que desee dedicarse a escribir.

3)     Diario de una novela: las cartas de “Al este del Edén” de John Steinbeck

Este diario es un magnífico ejemplo de la rutina necesaria para afrontar la elaboración de cualquier obra. Como si de un más difícil todavía se tratase, Steinbeck se sumerge en una disciplina diaria en la que cada mañana redacta una carta a su amigo y editor para hacerle partícipe del proceso de creación de su libro “Al este del Edén”. Una herramienta para desbloquearse día tras día que dio como resultado un maravilloso libro (editado en España por Bartleby) con el que conocer directamente los márgenes vitales que acompañaron a la que muchos consideran la mejor obra de este escritor.

Tenemos muchas opciones, muchos posibles cuadernos que aprovechar y bolígrafos que llevar siempre a mano. Aún no está escrito:

1360234745206

Anuncios

Acerca de diegomaringalisteo

Aún no está escrito
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s