La espiral

Nota: aquí no hay spoilers de True detective, pero sí hay entremeses.

true-detective-espiral-pajarosCuando escribo esto queda un capítulo por emitirse para que termine la primera temporada de True detective, la serie de la HBO creada por Nic Pizzolatto y protagonizada por Mathew McConaughey y Woody Harrelson. La trama se centra en esta primera temporada (cada una de las que siga tendrá una historia independiente a la anterior, con distintos protagonistas) en la búsqueda de un asesino en serie en Luisiana durante diecisiete años. En ese tiempo, lo que irán descubriendo los detectives Rustin Cohle y Martin Hart (McConaughey y Harrelson) los meterá en una espiral de terror y misterio en la que todo el mundo parece decir una verdad que no encaja con la de los demás.

La serie está teniendo un gran éxito, y también está recibiendo críticas. La más oída tuvo lugar tras la emisión de los primeros dos capítulos (serán un total de ocho), y afirmaba que se trataba de una historia demasiado lenta, que no avanzaba. Este tipo de comentarios siempre me han resultado curiosos porque nunca he sabido interpretarlos bien, ya sea porque no entiendo qué prisa tiene la gente cuando le están contando una historia, ya sea porque creo que muchas veces se confunde lentitud con profundidad. Y no menciono lo de la profundidad por los comentarios más o menos cultos que hace el detective Rust Cohle, sino más bien por la dimensión necesaria con la que hay que cargar a este personaje y a los demás para meter a los espectadores en esa misma espiral que mencionaba antes, y que irá agrandándose conforme avance la historia.

Hace poco me comentaron que Nic Pizzolatto había reconocido que escribió los dos primeros capítulos después de crear el final de la serie. Es decir, una vez que tuvo claro el final, el momento más dramático de la historia, graduó la intensidad que quería darle a los personajes desde el principio. No me creería a dos detectives que hablan del último partido de beisbol que vieron por la tele o del pez tan enorme que pescaron el fin de semana anterior metidos en el fregado en el que están inmersos los dos de True detective.

Edgar Allan Poe, el maestro del terror literario, en su famoso Método de composición recomendaba  seguir esa técnica cuando se escribía una historia de terror. Empezar creando el final y después amoldar la historia a ese desenlace. Mencionar a Poe no está de más aquí, más aún cuando las referencias literarias de la serie (directas e indirectas) a obras de terror nos ponen tras la pista de Ambrose Bierce, Lovecraft, Robert Chambers, etc. La mayoría de teorías paralelas que los seguidores de True detective están haciendo mientras avanza la serie vienen dadas por estas y otras referencias.

Particularmente, me he visto atrapado en esa espiral también, y lo he hecho disfrutando de un ejercicio de creatividad literaria que siempre me ha gustado poner en práctica: comentar cada detalle, cada aspecto narrativo, los matices de un personaje, porque hace una cosa y dejar de hacer otra, la importancia de la atmósfera, el ritmo, los diálogos, las teorías sobre el desenlace, etc. Con la serie de Pizzolatto está siendo posible hacer eso, y en mi caso junto a varios amigos en un lugar poco común: un grupo de Whatsapp llamado Los Jinetes del Apocalipsis Now (la creatividad literaria tiene sitio en todas partes).

La semana pasada comencé un nuevo Taller de Creación Literaria dedicado a cuatro autores norteamericanos. El primero en aparecer fue Poe. En la clase comenté, además de otras muchas cosas, algo de lo hablado anteriormente. A Poe le seguirán Flannery O’ Connor, Ernest Hemingway y Raymond Carver.

Este taller tiene un origen, un porqué. Cada persona tiene un método para decidir las cosas, y yo casi todo lo decido andando. Hace algunas semanas, mientras caminaba por el Paseo de la Ribera de Córdoba estaba barajando distintos temas sobre los que podía organizar un nuevo taller (y, lo reconozco, pensando en teorías sobre True detective). El último que había dado estuvo centrado en algunas de las distintas técnicas sobre las que trabajar un relato, utilizando como referencia a autores cordobeses. En esta ocasión, el paisaje tan característico de esa zona de la ciudad me iba a dar la clave sobre la que apoyar el siguiente taller.

IMG_20140302_112253Sí, porque si cada persona decide las cosas a su manera, también algunas personas tienen sus manías. Una de las que yo tengo es recordar el concepto “Gótico sureño” cada vez paso a la altura del lugar que se ve en la foto. Las hojas en el suelo, los árboles inclinados, el gris que lo colorea casi todo, el olor, la humedad… Todo eso lo tengo asociado a la literatura gótica sureña. No sabría explicar por qué, aunque sé de dónde viene. Por ejemplo de la lecturas de relatos de Flannery O’Connor. Un tipo de sugestión literaria asociado a un enclave muy determinado.

Ya tenía un comienzo, o un fin determinado. Y como en algunas historias lo que sigue después a veces se desencadena solo. El último contacto que había tenido con la escritora de Savannah, Georgia, fue hace cuatro años, en un verano que pasé leyendo sus cuentos y los de los otros tres escritores citados: Edgar Allan Poe, Ernest Hemingway y Raymond Carver. En cuanto a Poe, era la primera vez que me acercaba a sus cuentos en esa estación del año. Siempre lo hago a finales de otoño o principios de invierno. Como dice un amigo, a Poe hay que empezar a leerlo cada año cuando en El tiempo de La 1 empiezan a hablar de las estaciones de esquí de Valdezcaray y Panticosa y seguir hasta que llega el día en el que empiezas a dudar si llevar puesta la cazadora o no. Es una opción.

Con Flannery O’ Connor me pasa más o menos lo mismo. Y desde que una tarde leí algunos de sus cuentos sentado en un banco junto al río, esa zona ha cobrado una dimensión distinta para mí. Es agradable la capacidad de la literatura para amoldarse a nuestra forma de vida (y viceversa). También la Luisiana de True detective, a partir de ahora, estará presente cuando pase por esa zona de la Ribera.

Estoy convencido de que ni Hemingway ni Carver tendrán importancia en el desenlace de True detective. Quizá sean leídos por los protagonistas de próxima temporada, pero eso sería imaginar demasiado.

De momento, queda rematar esta historia porque el final de la espiral aún no está escrito.

Anuncios

Acerca de diegomaringalisteo

Aún no está escrito
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s