Taller de Mucho Cuento, diciembre de 2015

He empezado a publicar en la página de Mucho Cuento una serie de entradas relacionadas con la escritura creativa y la creación literaria. Cada semana, la opinión de un autor.

Aquí están las del mes de diciembre.

GUILLERMO SAMPERIO

José Lezama Lima decía que el poeta, el escritor, anda errante, sin ubicación, mientras no se topa con lo que él llama 《dinámica oscura》, donde se contienen todos los principios del texto. Encontrarse con dicha dinámica es hallarse con algo que está interiorizado en el poeta. Lo interesante -explicaba el cubano- es que este proceso de aparentes tinieblas encierra ya desde antes la vida de las formas literarias y metafóricas del texto futuro; por ello lo nombra 《dinámica》: 《dinámica oscura》. Dinámica porque, como está hecha de lenguaje, se mueve (sobre todo cuando de un cuento se trata, pues ningún género privilegia tanto la intensidad de la acción). Oscura porque para aclararla está el escritor, para dar a los sueños la concreción de las palabras.

12309670_1073871935970072_1439188646751808801_o

 

PATRICIA HIGHSMITH

El germen del relato breve de suspense puede tranquilamente surgir del hecho, acontecimiento o posibilidad más nimio, como por ejemplo una lluvia que borra las huellas dactilares decisivas de un vaso de cóctel olvidado en un balcón. Un relato breve de suspense debe contar con una única escena y transcurrir en no más de cinco minutos. Debe estar basado en una experiencia o incidente emocional, como por ejemplo la persecución (a cargo de un hombre) de un animal misterioso que tiene aterrorizado al barrio, y que sólo ese hombre, el protagonista, tiene el coraje de perseguir. El relato breve de suspense (como tantas narraciones breves de detectives) debe basarse en un truco, una forma astuta de escapar (del lugar que sea), o en parte de una información que sólo conozcan los médicos, abogados o astronautas y que valga para sorprender y divertir al hombre común.

12342549_1076616629028936_6691583670131009181_n

 

EDITH WHARTON

Se ha dicho muchas veces que un buen tema, en un relato, debería poder expandirse y dar lugar a una novela. Este principio puede defenderse en algunos casos, pero en otros puede dar lugar a equívocos porque no puede tomarse como una teoría definitiva. Cualquier tema (en el sentido que el novelista le da al termino) debe contener, necesariamente, sus propias dimensiones. Y uno de los dones primordiales del escritor de ficción es discernir si ese tema que se presenta ante él, rogándole que lo materialice, se ajusta más a las proporciones de un relato breve o a las de una novela. Si se adapta a ambas, lo más probable es que no sea adecuado para ninguno.
No obstante, sería un gran error tratar de sustentar la teoría inflexible tanto negando la regla como defendiéndola. A cualquiera se le ocurrirían ejemplos de historias cortas escritas con temas que bien podían haberse ampliado y constituir una novela y, a pesar de ello, son historias cortas paradigmáticas y no novelas atrofiadas. Las normas generales, en cualquier forma de arte, resultan útiles si se emplean como la lámpara en una mina, o como la barandilla cuando se baja una escalera a oscuras. Son necesarias para guiarse, pero es un error profesarles un respeto excesivo.

12359940_1078825668808032_3636060639384303633_n

 

JULIO CORTÁZAR

Creo que el arma básica de un escritor de ficción no es desde luego el tema que pueda contar, e incluso solamente la forma de escribirlo mejor o peor, sino esa capacidad, esa manera de de ser que determina que un hombre se dedique a la ficción en vez de a la química; ése es el elemento básico, dominante y fundamental en cualquier literatura a lo largo de la historia de la humanidad.
No acepto nunca ese tipo de fantasía que gira en torno a sí misma y nada más y que se siente en el escritor que únicamente hace un trabajo de fantasía y de imaginación, escapando deliberadamente de una realidad que lo rodea, lo enfrenta y le está pidiendo una diálogo en los libros que ese hombre va a escribir. La fantasía, lo fantástico, lo imaginable que yo amo y con lo cual he tratado de hacer mi propia obra es todo lo que en el fondo sirve para proyectar con más claridad y con más fuerza la realidad que nos rodea.

1915415_1082490311774901_6636646420342778932_n

 

ADOLFO BIOY CASARES

Vernon Lee, en su libro Traficando con palabras, dice que algunos escritores, para evitar verbos simples como “haber”, “ser”, “estar”, echan mano de expresiones metafóricas. Una ventaja de tales verbos es que se notan menos que los empleados para reemplazarlos. Creo, asimismo, que suele ser preferible repetir una palabra que sustituirla por un sinónimo. En el uso de sinónimos hay que tener cuidado… Se notan a veces como si estuvieran escritos en otro tipo de letra. Pueden compararse con máscaras a las que uno reconoce a través del disfraz.

1412381_1087029307987668_2467396469371121871_o

Anuncios

Acerca de diegomaringalisteo

Aún no está escrito
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s