Taller de Mucho Cuento. Febrero de 2016

CRISTINA FERNÁNDEZ CUBAS

A veces escribo para conjurar los miedos y otras veces no. Puede ocurrir que algún temor o alguna pesadilla se la enjaretas a un personaje y la disfrutas. A mí lo que más me gusta de la escritura es el proceso de escritura. Crees que vas a contar una cosa y puedes lograrlo o no, porque suceden muchísimas cosas en el proceso de escritura. A los personajes les das la palabra y resulta que la utilizan. Naturalmente eres tú el que se la has dado, pero si te has metido en una atmósfera determinada hay un momento en que puedes empezar a seguirles a ellos y olvidarte de lo que tú pensabas escribir para ir por otros caminos. O pararte antes de donde pensabas llegar. O ir más allá. Todo puede ocurrir.

Cubas

 

RICARDO PIGLIA

Hago planes y esquemas sobre todo cuando no estoy escribiendo. En general nunca los uso después. Me gustaría publicarlos alguna vez (o escribir un relato que tuviera forma); son anotaciones enigmáticas, fragmentos de anécdotas, cronologías, diálogos, frases aisladas. En realidad son un modo particular de escritura, una forma que tiene su propia vida.
Leo, por supuesto, mientras escribo, pero si tengo que pensar en un texto ligado a la escritura tengo que nombrar el ‘Diario de Kafka’: ése es un libro que sólo leo cuando estoy escribiendo.
Escribir es sobre todo corregir, no creo que se pueda separar una cosa de otra. De todos modos cuando el texto está terminado hay un trabajo de corrección que es bastante singular. Uno hace el esfuerzo de ponerse en el lugar de una especia de lector perfecto, capaz de detectar todas las fallas y los nudos del texto y trata de leer lo que ha escrito como si fuera de otro. En ese sentido la corrección es una lectura utópica y tan interminable como la escritura misma.

descarga

 

CRISTINA GRANDE

El florecimiento del relato breve es síntoma de que el lector agradece que la buena literatura no lleve demasiado envoltorio. Como lectora yo busco la verdad, más allá de la extensión del texto, y agradezco que esa verdad –casi siempre dolorosa¬– me la cuenten con cierta ligereza y sentido del humor. Observo que la línea entre ficción y realidad cada vez es más delgada y a mí siempre me han gustado los textos memorialísticos, los dietarios, las autobiografías, etc. No sé hacia dónde se dirige el cuento español. Lo importante es que la oferta es tan variada que nunca nos faltarán buenos libros que leer.

Cristina_Grande

 

ANDRÉS NEUMAN

Geografía estética
Las partes más célebres de las cataratas del Igazú, las que rugen infinitas y se elevan al cielo, se encuentran del lado argentino. Al otro lado de la frontera, en el vecino territorio brasileño, apenas hay nada sublime; y, por lo tanto, es precisamente allí donde el observador deber situarse para contemplar mejor las cataratas. De este accidente geográfico mana una valiosa enseñanza estética: no se puede escribir desde la belleza, sino hacia la belleza.

neuman_1_0

Anuncios

Acerca de diegomaringalisteo

Aún no está escrito
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s